dissabte, 15 d’octubre de 2011

HORNOS DE CAL EN ALCOLEJA. Autor Seri

Si vau llegir el llibre de festes d'enguany, voreu que aquest post és pràcticament el mateix. L'autor , Seri, em va comentar que en l'article del Programa de Festes hi havia algunes coses que no estaven totalment bé, i que si el passavem per ací, teníem  una bona ocasió per a posar-ho correctament i de pas, que mes gent ho llegira també.És per això que ací tenim aquesta contalla, que val molt la pena llegir-la i tindre-la ací guardada per a que sempre que vulgam pugam entrar en la història. Tant de bo tinguerem la sort que moltes altres més històries del nostre poble puguerem llegir-les o escoltar-les i guardar-les d'alguna manera. Poc a poc van desapareixent els nostres majors, i amb ells va perdent-se aquestes meravelloses històries. Gràcies Seri pel detall que has tingut amb tots nosaltres. 
Referente al artículo ¿hornos de cal en Alcoleja? del programa de fiestas del 2010, tengo que decir por una pequeña experiencia, que Alcoleja fue un pueblo calero, por los restos de hornos de cal que se encuentran en el término municipal Los hornos de cal se encuentran situados en los siguientes lugares: 2 en “el pinar de Luis el barber”; 2 en el “Barranquet del carbó”; 2 e, el “tros roig”; 2 en la “solaneta de Molinera”; 2 en el “Camí d’Aitana”; 1 en la “solaneta del molí”; 1 en Villaserra y algún otro que se me escapa. El trabajo en el horno de cal era muy duro. Cuando vendían la cal, los trabajadores se repartían lo recaudado en la venta y salían un poco más del jornal, como recompensa del trabajo tan pesado y el peligro que corrían. Se hacían a las orillas de los caminos para que así llegaran los mulos para poder sacar la cal. La piedra y la leña la llevaban a brazos los hombres. Según comentarios con Salvador Soler, “Dos peñetes”, el calero más antiguo que recuerda es el abuelo Bardisa, después le seguirían su tío Sento Bardisa y José María Molinera. Este último era un artífice de la piedra. Prueba de ello es la cantidad de muros que hay en todo el término de Alcoleja que llevan su sello. Por esta razón siempre ganaba cinco pesetas más que los demás. Para hacer un horno de cal se juntaban seis o siete hombres dirigidos por los técnicos antes mencionados. Se cortaba la leña y se hacían gavillas para transportarla, cuando tenían bastante leña se procedía a componer el horno. Para llevar la leña tenían unos palos largos como si fueran picas que, en el centro, llevaban un capazo viejo, un “esportí” o unas ramas entrelazadas para que, al levantarlas no se pinchara la cabeza, ya que lo llevaban como si fuera un paraguas. En las siguientes líneas les voy a contar una participación en primera persona en la realización de diversos hornos de cal, los sufrimientos que pasé y algunas anécdotas que recuerdo que en ellos sucedieron. En 1939 se hizo el horno del “Tros roig” (comentario de Salvador Soler) en el cual fallecería Micalet de Sopa. Este horno lo montaron el tío Molinera y Bardisa: lo llenaron de leña, como de costumbre, le prendieron fuego y se fueron a casa. Al día siguiente, cuando llegaron, notaron que había hecho movimiento y amenazaba derrumbarse. Estuvieron observándolo y llegaron a la conclusión que, haciendo una masa de arcilla y tapando los desperfectos que se habían hecho al deshacerse unas vetas de “tap” por la acción del fuego, la masa de arcilla, al cocerse, se haría fuerte y le daría la fuerza necesaria para aguantar y no derrumbarse. Se hizo la masa y el joven Micalet de sopa entró a tapar los desperfectos. Al tenerlo todo tapado e intentar salir, el horno se derrumbó pillándolo toda la piedra caliente por haber estado toda la noche quemando. No se pudo sacar y al tío José María le dio como un ataque al ver a su sobrino y no poder hacer nada. Desapareció con gran desespero llegando a temer sus compañeros lo peor pero, tras la tragedia, volvió al lugar y ayudó con gran dolor a recuperar el cadáver. Tuvieron que hacer un armazón de troncos para que no cayeran las piedras de arriba al quitar las de abajo. Según sigue comentando Salvador Soler, una señora del carrer de baix, la tía Elvira “l’asquiladora”, oía los gritos de socorro que daban los trabajadores del horno para que fueran en su ayuda. Al poco tiempo tuvieron que hacer otro horno cerca del que se derrumbó para gastar la leña cortada y poder cobrar al vender la cal. Antes de este desgraciado accidente se hizo el horno del Troncho, según Soler, le enviaban con un mulo todos los días a llevarles la comida. Le decían que “cuando dejes la carretera y cojas el camino del Troncho, dejas el mulo que vaya delante y tú te coges al rabo del mulo que él te llevará la sitio”. En 1949 se hizo el segundo horno de la Solaneta del Molí para construir el Patronato. Este horno fue mi primera experiencia como calero. Estuvimos ocupados Bardisa como especialista , Juanin de Llúcia, Rafaelito, José “el masero del cantó”, mi padre y yo y otra pareja de padre e hijo. Cuando ya estaba bastante adelantada la faena estábamos comiendo bajo un olivo y Bardisa me dijo: “chiquillo, al terminar de comer coges la garrafa y te vas al pueblo a por vino”. Rafaelito, que su mujer acababa de dar a luz unos días antes, se dirigió a mi padre y dijo: “Desiderio, si queréis yo iré y veré a mi mujer y a la niña”. La pareja de padre e hijo se opuso sin ningún motivo por lo que Rafaelito dijo que todos a cortar leña, aquéllos se negaron alegando que querían hacer la siesta y se fueron a casa dejando la brigada en cuadro. El tío Molinera, al enterarse, de lo sucedido vino enseguida ya que sabía, por experiencia que hacía falta el personal para realizar el trabajo. También yo me tuve que marchar por sentirme indispuesto por el calor y la fatiga, a mí me sustituyó mi primo Enrique. En 1950 hicimos el del Camí de Aitana volviendo a formar brigada Bardisa como técnico y como peones, Juan de Llúcia, José de Paulina, Enrique, Ángel del moreno y otra vez mi padre y yo. Esto era en febrero con un frío terrible. Estábamos cortando leña y Bardisa me enviaba a menudo, con un duro en mano, al Relleuero par aprovisionarnos de vino y poder combatir el frío, así que la garraba se vaciaba enseguida. Empezamos a quemar. Entre el día teníamos que traer leña para el día y la noche. Por el día echaba leña Bardisa y se hacían relevos para descansar. Por la noche se hacían parejas y se relevaban cada dos horas. El frío que hacía en febrero y sin una chabola, pasábamos la noche liados en una manta alrededor del horno. El horno, al empezar a quemar, saca un humo negro que no escuece a los ojos por pasar por tanta cantidad de piedra. A medida que va quemando va saliendo más blanco hasta que salen unas llamas cristalinas muy espectaculares. Terminamos de quemar el domingo y, por ser festivo, subieron del pueblo al final. Entre ellos vino mi tío Arturo y, al verme hecho un mamarracho, me dijo:” coge le montante y vete a casa y, si tienes que hacer algo, yo lo haré por ti. Se lo dije a mi padre y me dijo que me fuera. Al llegar a casa, mi madre estaba acostada por encontrarse resfriada y, al verme de la manera que llegaba después de cuatro días y cuatro noches sin lavarme ni peinarme y con la ropa hecha girones, le cayó el mundo a los pies. En ese momento en vez de su hijo, le pareció el “jesuset de la roña”. Después de esta experiencia, mi padre prefirió que estuviera “señoriteando” por el pueblo a que hiciera este trabajo diciendo yo mismo “ni tú pa mí ni yo pa ti” y me dediqué a otros menesteres. Después se hizo el de Villaserra por cuenta del propietario en el que estuvo el tío Molinera y otros. Posteriormente llegó la época del cemento y la cal se acabó. Alcoleja, julio 2011 Seri. Nota: En el pla del sirer de Arturo hay una cueva que tiene la misma estructura del horno de cal, pero está construido en la superficie, no como los hornos que, la parte baja, está bajo tierra. La cueva tiene una obertura para poder entrar en ella y el horno tiene como un triángulo para meter la leña.


Les imatges estan preses d'aquesta adreça, on per cert, podeu fer-li una ullada. És molt interessant

CORAL ALAMEDA EN FESTES 2011

Com vos vaig dir, estava pendent una gravació de millor qualitat de l'actuació de la Coral Alameda en festes. Per tant, ací vos deixe esta nova gravació que espere que vos agrade.

dilluns, 10 d’octubre de 2011


Buenas a tod@s:
Tras las oportunas gestiones telefónicas, hemos quedado un grupo de gente , espero que numeroso, el sábado 15 de octubre. a las 9:00 de la mañana ,en la puerta de la Iglesia, para salir a los caminos y darle un poco al músculo.
Lo pongo en conocimiento público para todo aquel o aquella que quiera participar.
Llevar ropa para el monte y un almuerzo.Después nos tomaremos la cerveza de rigor, antes de volver a casa para comer.
¿Se anima alguien más?