dimecres, 24 d’octubre de 2007

Limpieza Camino Antiguo de Aitana

Limpieza Camino Aitana 20 Octubre 2007

El pasado Sábado volvimos a limpiar un tramo más del Camino Viejo de subida a Aitana. Continuamos allí donde lo habíamos dejado, por encima de la “Caseta de Severino”. Seguimos limpiando hacia arriba, pasamos por debajo de la Caseta de la Font del Grifo y la dejamos detrás. A punto estuvimos de llegar hasta la misma Font el Grifo. Es fácil que limpiáramos entre 110 y 120 metros de senda.
El día fue estupendo, con sol, sin nubes, con el cielo claro y luminoso, y sin demasiado calor. Creíamos que avanzaríamos más pero esta vez sólo éramos cuatro. Eso unido a que en el tramo en el que estábamos había crecido un tipo de hierba que se había fijado mucho al terreno y que para quitarla era necesario cavar con el azadón para arrancarla, hizo que no avanzáramos todo lo que hubiéramos querido. Pero no pasa nada, a la próxima llegaremos hasta la Font del Grifo.
Hubo una zona de unos veinte metros donde la maraña de aliaga era tal que parecía un bosque, habían ramas de aliaga que parecían troncos. Peleamos un buen rato y sudamos lo nuestro.Pasó lo mismo que en anteriores ocasiones, a medida que íbamos desbrozando el camino aparecía el trazado original delante de nosotros. Para la limpieza usamos azadones, tijeras de mango largo y una “forca”.
Josep, azadón en mano, profería gritos de éxtasis a la vez que daba una y otra vez con la herramienta, decía que así disfrutaba más . Juan es el que mejor la usa, lo hace con estilo. Y José Miguel, no digamos, por detrás de Juan remataba la faena. En las fotos se puede ver, después de terminar, cómo la dejamos.
La senda se quedó estupenda. Parecía una pista de carreras. Llegar a la Font del Grifo es tan sólo cuestión de limpiar los últimos 30 ó 40 metros.
Podéis ver como debido a la abundante lluvia caída días atrás el agua salía por todos los sitios en la Font del Grifo. Lo mismo que en la Font de Gepa, convertida temporalmente en una especie de pisicina gracias al agujero que alguien abrió delante del alcavó. Para envidia de los que no estuvisteis allí deciros que encontramos setas “para dar y vender”. Como muestra os dejamos una fotografía que nos hicimos delante de una “plantación” de NISCALOS que nos salió al paso y de la que, claro está, dimos buena cuenta.